Loading...
Destinos GastronómicosDominicanas

El Famoso Chicharron de Cerdo Dominicano

La Autopista del Cibao, un encuentro con el Chicharrón de Cerdo Dominicano.

Desde pequeña estoy acostumbrada a comer todo tipo de comidas típicas que pueda tener mi país. Con mi padre Militar tuvimos que movilizarnos todos los fines de semana a todas las Provincias donde fue asignado (fueron muchas). Conocí casi todas las autopistas de mi país (aun me faltan destinos) pero sin dudarlo una de mis autopistas favoritas es la del Cibao o autopista Duarte.

Primero les digo Republica Dominicana es hermosa de punta a punta y sin dudarlo tenemos las mejores relaciones humanas del mundo, nacimos con el servicio al cliente en la sangre (jajajaja). La autopista del Cibao es mi favorita no precisamente por el paisaje (aunque belleza no le falta) pero por lo que realmente me gusta es por la cantidad de lugares de comida que puedes encontrar, me atrevería a decir que por momentos cada 20 pasos hay algún parador o puesto de comida para todo tipo de gustos.

 

Para mí los más buenos son los vendedores informales, que a mi parecer podríamos llamarles Artesanos Culinarios porque sin dudarlo esa comida típica es digna de un premio, nadie como ellos hace lo que hoy les presento (redoble de tambores), el famoso, muy nombrado y amado ¨Chicharrón de cerdo y/o el cerdo en puya¨.

Ese Chicharrón con el que te encuentras colgando en la carretera como si fueran sonajeros artesanales, que con una lata grande y leña te lo mantienen calientito (realmente es con el fin de ahuyentar las moscas), ves 10 puestos de chicharrón uno tras otro y no sabes en cual pararte porque todos se ven riquísimos y te hacen la boca agua, no te quedando más remedio que estacionar tu vehículo y olvidarte de la dieta, el colesterol y decirle al amigo chicharronero ¨Pícame dos libras y me le tiras su viagra por favor¨.

 

En ese momento nuestro Artesano y amigo gentil va feliz con su machete a darle machetazos a ese chicharrón que esta mega crunchy y tú sabes que está buenísimo porque ya el aroma del mismo enamoró y cautivó tu paladar.

Al primer corte no te aguantas y le entras la mano para (probar) coges un pedazo y dices ¨déjame comerme este chin que lo otro es para llevar¨, pero tu mismo dices en tu cabeza ¨ni tú te lo crees eso me lo como antes de llegar a mi destino¨ y así mismo sucede, sin importar que el guía termine lleno de grasa porque lo que te estas comiendo solo te deja concentrar en el placer que te produce.

Bueno, dicho todo esto, solo tendré que armar el viaje otra vez porque ya me entró el deseo de volver a comer mi riquísimo Chicharrón.

Esta es una de las paradas técnicas que hago obligatorias en la autopista Duarte, más adelante les sigo contando cuales son mis otras paradas técnicas.

 

 

 

 

Aqui les dejo este video para que se animen y cojan un vuelo o carretera para venir a probar este manjar.

 

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *